¿Por qué la ansiedad afecta el aumento de peso?

¡9 años de Venciendo Tu Peso!
30 marzo, 2021
Testimonio Saturnina Avila
14 abril, 2021

Muchas personas seguramente están padeciendo de estrés y depresión; Cuando estamos sometidos a altos niveles de estrés, nos creamos la necesidad de comer a cada rato, pues nuestro cuerpo está tratando de aumentar los niveles de serotonina cerebral (hormona de bienestar). Y siempre buscamos como primera opción los carbohidratos malos (de mayor índice de glucosa o azúcar). Entonces estaremos consumiendo grandes cantidades de “energía” que no vamos a utilizar para nada y por lo tanto se almacenarán totalmente en nuestro tejido graso. 

 Además, el estrés aumenta la producción de Cortisol, una hormona que el organismo fabrica ante situaciones de emergencia para ayudarnos a enfrentar una situación de alarma. Pero cuando el estrés es prolongado, se disparan en el organismo los niveles de cortisol todo el tiempo, lo que el apetito y la grasa abdominal, y muchos otros efectos muy perjudiciales para la salud. 

¿Cuáles son los efectos del estrés en tu cuerpo? 

Por último, cuando tenemos estrés, lo que menos queremos es hacer ejercicios, porque perdemos la disposición y no ¨tenemos tiempo¨, la mejor excusa que se ha inventado. Entonces dejamos de quemar calorías extra y nos refugiamos en el trabajo, la cama o sofá, lo que contribuye a la ganancia de peso corporal. 

Te has preguntado si ¿Eres un comedor compulsivo? 

Por otro lado la depresión te roba la vida a continuación sigue algunos consejos para mantener arriba la SEROTONINA que es la hormona de la felicidad.

  • Aumenta el consumo de alimentos ricos en triptófano, como pavo, pollo, queso, pescado, huevos, tofu, semillas de ajonjolí y calabaza, maní, mantequilla de maní, pasta, arroz integral, leche descremada, soya. 
  • Aumenta el consumo de alimentos ricos en magnesio: plátanos, nueces, legumbres, verduras y germen de trigo. 
  • Realiza ejercicios en el gym y al aire libre, o prueba esta Rutina de ejercicios para hacer en casa 
  • Practica técnicas de relajación, como: yoga, respiración
  • Duerme 7 a 8 horas cada noche, lo que permitirá que tu cuerpo se recupere
  • Si ya  sufres de depresión, consulta con tu médico
  • Busca de Dios y rodéate de personas que te amen.

Dra. Ileana Aguilera
Médico y Cirujano, Doctorado en Medicina 
y Nutrición Ortomolecular, Nutrigenómica, 
Medicina Antienvejecimiento, Medicina Estética
Correo: avancesensalud@gmail.com